imagen de cuello al que se le está aplicando una presión para tratar la cervicalgia
imagen de cuello al que se le está aplicando una presión para tratar la cervicalgia

En la Cervicalgia los pacientes suelen presentar un cuadro de dolor en la región de la columna cervical, que en ocasiones puede extenderse a la cabeza y la espalda y es una de las afecciones de la musculatura y las articulaciones más frecuentes que se presentan en la columna vertebral.

Las malas posturas, forzadas o repetitivas, pueden ser una de las causas de esta afección. También lo son los traumatismos, las contracturas musculares, enfermedades inflamatorias como la artritis, tumores, latigazos cervicales e incluso el estrés puede provocar bloqueo en las vértebras y derivar en una cervicalgia.

Además del dolor cervical, el paciente puede notar un fuerte dolor al mover el cuello, especialmente al realizar una rotación, así como pesadez de hombros e incluso un dolor irradiado hacia el brazo y cefaleas.

Una primera valoración fisioterapéutica es fundamental para diagnosticar la cervicalgia, a través del estudio de la postura, la movilidad cervical, así como la evaluación de las zonas que presentan un mayor dolor.